Estás en Pásamelo > Mensajes de Navidad > Mensajes de Navidad personales

Mensajes de Navidad


Mensajes de Navidad personales

Te deseo que la paz, el amor y la alegría inunde tu corazón y el de toda tu familia. ¡Feliz Navidad!

Te deseo que esta Noche de Paz sea tan sólo el comienzo de un nuevo año colmado de felicidad y amor. ¡Feliz Navidad!

Brindo por nuestra amistad y quiero que sepas que estoy muy feliz de tenerte entre mis amigos. ¡Feliz Navidad!

Las mejores cosas de la vida nunca vienen solas y en estas Navidades lo confirmé... ¡Vienen contigo! ¡Feliz Navidad!

Si fuera una estrella fugaz escribiría en lo alto del cielo ¡Feliz Navidad! porque es lo que te deseo, unas felices fiestas y prosperidad para el próximo año.

Para Navidad: felicidad, para Año Nuevo: prosperidad y para siempre: nuestra amistad.

Recuerdo que en mi infancia lo mejor de la Navidad era escoger con cuál de todos mis regalos me dormiría... Este año tú eres mi regalo favorito. ¡Feliz Navidad!

Esta Navidad echo de menos tu sonrisa, tu alegría y la felicidad que contagias. ¡Feliz Navidad!

Que la paz del Señor inunde tu corazón y el de todas las personas a las que amas. ¡Feliz Navidad!

A ti, que no eres un Rey Mago pero eres capaz de hacer felices a los pacientes y personas que tienes a tu alrededor todos los días del año ofreciendo el regalo más valioso: la vida. A ti que no eres su familia pero te preocupas más que algunos de ellos. A ti que amas lo que haces sin importarte la época del año, tiempo o acontecimiento personal... te deseo que sigas teniendo al menos la misma fuerza y energía para seguir haciendo felices a los que te rodean. Porque ser sanitario es mucho más que una profesión: es una actitud y una forma de vida. ¡Feliz Navidad!

Hablé con la felicidad y me dijo que iba para tu casa, le pedí que llevara también salud y amor. Trátala bien que va de mi parte. ¡Feliz Navidad!

Con una gamba y un mejillón, te regalo un besucón, con un percebe y mi amistad, la Feliz Navidad y con mi cariño que vale un huevo, un feliz año nuevo.

Tengo una buena y una mala noticia sobre tu regalo navideño, la buena es que lo puedes abrazar, apretujar y mordisquear las veces que quieras... La mala es que me puedo magullar fácilmente, ¡Feliz Navidad!


© pasamelo.es